Síguenos

Deportes

5 deportistas con historias inspiradoras. ¡El camino a la cima es duro! 👊

Michael Oher, futbolista que inspiró “Un sueño posible”, David Beckham y hasta Andy Ruiz son algunas de las personalidades con historias que te llenarán de orgullo este #DíaDelHombre

Andy Ruiz. (Foto: afpforum.com)

Cada año se celebra el Día Internacional del Hombre (sí, también tienen su día). Para inspirarte a que logres tus metas y puedas festejar cuando llegue el 19 de noviembre, te dejamos 5 deportistas que se superaron y lograron llegar a la cima con trabajo duro y una meta clara. Toma los pañuelos, probablemente se te escurra una lágrima traicionera por la emoción.

1. Michael Oher (Tenesse, 1986)

¿Te suena? Probablemente es porque ya viste la película “Un sueño posible” (2009), protagonizada por Sandra Bullock y Quinton Aaron, que está inspirada en la vida de Michael Oher, actual tacleador ofensivo de las Panteras de Carolina. Por muy difícil que sea de creer, este ahora futbolista profesional sí vivió una infancia llena de carencias, pues tenía 11 hermanos, su madre era una adicta al crack y su padre estaba fuera del cuadro. Incluso llegó a dormir en la calle, pasó por un montón de escuelas y apenas y sabía leer. Todo comenzó a cambiar para él cuando a los 16 años conoció a Leigh Anne Tuohy, la mujer que lo acogió en su casa, lo hizo parte de su familia y, al ver su potencial en el deporte, hizo todo lo posible por ayudarlo a subir sus notas para que lo reclutaran.

La historia tuvo un “final feliz”, pues Michael Oher sí entró a la Universidad de Misisipi, en donde destacó con los Ole Miss Rebels, y posteriormente fue elegido en la primera ronda del Draft de la NFL del 2009 por los Ravens de Baltimore. Lamentablemente Michael no quedó muy contento con la película sobre su vida, pues asegura que la gente ya no lo ve como futbolista, sino como una persona que no debería de haber llegado allí y que lo juzgan por cuestiones que nada tienen que ver con el deporte.

2. David Beckham (Londres, 1975)

Su padre, David Edward Ted Beckham, fue un empleado de una compañía de gas y un futbolista frustrado, mientras que su madre, Sandra West, se dedicaba la peluquería. Como tiene dos hermanas, la familia pasó por dificultades económicas varias veces. Desde los 8 años demostró que tenía habilidades con el balón, por lo que empezó a jugar en el equipo del barrio. A los 11 años ganó un concurso que se llevaba a cabo en el Old Trafford, en el que batió un récord por la cantidad de puntos que obtuvo y ganó dos semanas de entrenamiento con las promesas de la Masía del F. C. Barcelona.

Pese a lo anterior, llegar a la cima le tomó un buen rato a David Beckham. Al finalizar el entrenamiento no fue elegido para quedarse en el equipo, pero no se rindió. Comenzó a jugar para el Leytonstone e ingresó a la Essex School para perfeccionar sus movimientos. Poco tiempo después su esfuerzo dio frutos, pues en 1991 fue fichado por el Manchester United para las ligas inferiores, pero al principio tuvo que quedarse en casas de acogida mientras jugaba. Afortunadamente la bomba del estrellato no tardó mucho en explotar. En 1994 metió su primer gol en Primera División con su equipo y de ahí en adelante sus hazañas (junto a su indiscutible estilo) lo convirtieron en un ídolo y lo llevaron a ser líder en la selección de Inglaterra.

3. Usain Bolt (Sherwood Content, 1986)

Actualmente es considerado como uno de los hombres más rápidos de la historia del atletismo, pero tuvo que superar muchos obstáculos en la vida para llegar a eso. Creció en una zona rural en donde sus padres tenían una tienda y padeció la escasez del agua potable. Pese a ello, se la pasaba jugando futbol y críquet con sus hermanos y desde muy joven mostró que era mucho más rápido que los demás. Lo curioso es que al principio estaba especialmente enfocado en jugar críquet.

Sus habilidades físicas eran impresionantes, aunque su mala alimentación fue un bache en el camino. La combinación de eso con el esfuerzo que realizaba al jugar o practicar deporte le provocaron una desviación en la columna, pero eso no lo detuvo. Usain continuó con lo suyo hasta que su entrenador de críquet le aconsejó que practicara atletismo para explotar su talento al máximo. En el 2001 ganó su primera medalla en una carrera de secundaria y el año siguiente, con 15 años de edad, se convirtió en el más joven en ganar el Campeonato Mundial Junior de Atletismo. El resto es historia, ha roto varios récords y es un medallista olímpico que ha inspirado a miles de jóvenes alrededor del mundo.

4. Manny Pacquiao (Kibawe, 1978)

Este boxeador filipino es la viva imagen de la superación. Nació y creció en la pobreza extrema, pues su padre bebía mucho y se iba con frecuencia de casa para intentar ganar dinero, mientras que su madre sacaba lo que podía vendiendo cacahuates. Pese a que Manny estaba acostumbrado a ese estilo de vida, un suceso lo marcó para siempre: luego de que él recogiera a un cachorro y lo adoptara, su padre llegó ebrio a casa, mató a su mascota y se la comió delante de él. Después de eso decidió huir de allí y lo hizo. Fue así como llegó a Manila, en donde vivió en la calle por un tiempo, pero también en donde decidió tomar todo ese enojo para convertirse en un buen boxeador.

Debido a su gran talento, no tardó en ganar la mayoría de sus enfrentamientos, llegando así a competir en Estados Unidos. En ese entonces su nombre comenzó a aparecer en todas partes, situación que Manny supo aprovechar muy bien. No contento con obtener millones de dólares como boxeador, comenzó a cotizar en la bolsa de valores y le entró a la política en su país de origen. Cabe mencionar que, después de casi 20 años de rencor, perdonó a su padre. Actualmente es campeón Welter de la Asociación Mundial de Boxeo, juega básquetbol en su tiempo libre, tiene su propia fundación y hasta canta.

5. Andy Ruiz (California, 1989)

Hace algunos meses Andy Ruiz estuvo en boca de todos, pues se convirtió en el primer mexicano en ser campeón de peso completo, incluso cuando casi nadie creía que lograría resistir los 12 rounds. Debido a su apariencia física, Andy tuvo que lidiar con el bullying desde muy temprana edad, además, creció rodeado de pandillas y drogas, y su familia era de escasos recursos, pues su papá era albañil. Pero no por eso no se preocupaban por él y por su futuro, ¡al contrario! Justo para evitar que siguiera malos pasos, su padre lo metió a box a los 6 años casi a la fuerza.

Su primera pelea fue a los 7 años y, como no había niños que pesaran lo mismo que él, tuvo que enfrentarse a boxeadores más grandes. Le costó un poco de trabajo, pero al final la pasión por el box le nació. Debutó de manera profesional a los 19 años en Tijuana en una pelea que ganó por nocaut en el primer round. El resto fue resultado de su talento, el trabajo duro y un toque de suerte. A principios del 2019, Anthony Joshua lo retó después de que Jarrel Miller diera positivo en las pruebas de dopaje, y ya conocen el resto. Cabe mencionar que pese a que Andy Ruiz nació en tierras estadounidenses, dice estar orgulloso del origen de sus padres y sus raíces. Hasta tiene un tatuaje que dice “Hecho en México”.

Podríamos apostar a que estás más que sorprendido, y créelo, como estas historias hay muchas más en el mundo de los deportes. Apuesta por tus deportistas y equipos favoritos en Strendus y siente la adrenalina este Día del Hombre como nunca.

Advertisement

Facebook Strendus

Más en Deportes