Síguenos

Escuela de Apuestas

¡Aprende a hacer bluff en los juegos de poker!

Una de las estrategias más comunes en los juegos de cartas consiste en engañar a tus rivales con tu jugada haciendo bluff.

Foto: Pixabay

Jugar poker parece sencillo, pero hay todo un arte detrás para hacerlo de la mejor forma. El azar es el principal factor, pero tu estrategia de bluff también influye bastante a la hora del juego. 

Una de las tácticas más comunes es el ‘engaño’, del que ya te hemos explicado los errores más comunes. Por ello, ahora queremos que te vuelvas un experto en el tema, así que te traemos los mejores consejos para aprender a hacer bluff como un experto 

Toma en cuenta el número de jugadores

La cantidad de rivales en la partida será la que determine qué tan viable es tu estrategia de ‘bluffing. Mientras más jugadores participen en la mano que se está jugando, tendrás mayor riesgo de no obtener buenos resultados, pues al menos alguno de ellos tendrá una jugada valiosa.

Mide las apuestas

Apostar de manera continua sin tener algo que valga la pena provocará que tus rivales descubran tu estilo de juego, y con ello te tendrán a su merced. Hacer bluff debe ser una táctica sutil, de manera que no identifiquen cada cuánto lo intentas. 

Entiende bien a tus oponentes

Hace unos días te explicamos algunos de los tipos de jugadores que existen en las mesas de poker; conocer bien de qué tipo son tus rivales servirá para que analices si vale la pena arriesgar un ‘bluff’ o si es mejor jugar a la segura. 

No hagas ‘bluff’ con cualquier mano 

Es cierto que la intención del bluff es hacer parecer que tienes una mejor jugada de lo que en verdad es, pero no implica que apuestes con cualquier mano. En estos casos es mejor bluffear con un par de cartas que tengan posibilidad de completar una escalera o conseguir un buen par.

Comprende cómo te ven en la mesa 

Si ya te agarraron un par de veces en el bluff y no tuviste resultado, tus rivales sabrán que tu apuesta puede ser basada en una mano falsa y no dudarán en atacarte. Por ello es mejor hacerlo de forma esporádica, para que no identifiquen un patron en tu juego. 

Balancea tu presupuesto

Aunque parece obvio, el no medir tus apuestas puede provocar que lo que tenías dispuesto para apostar se vaya por la borda. Si realmente no tienes una mano competitiva, evita apostar fuerte desde el inicio o hacer call cuando tus rivales lo hagan, para evitar que tu presupuesto se vea afectado. 

Advertisement

Facebook Strendus

Más en Escuela de Apuestas