Síguenos

Casino

Mini Baccarat, la mejor manera de iniciar en este juego ¡sin perder tu dinero!

Si este juego se te dificulta un poco, puedes practicarlo todo lo que creas necesario en este juego de Strendus para que sientas la adrenalina a los grande cuando te conviertas en experto

Foto: pixabay.com

No hay nada que temer, apostador. El Baccarat es bastante sencillo, aunque por sus orígenes de “alta cuna” y su imagen “súper elegante” es común que muchos crean que se trata de un juego complicado. En esta ocasión, para que aprendas a jugarlo súper bien de una vez por todas y puedas practicarlo antes de apostar con dinero real, te hablaremos de Mini Baccarat.

Hace tiempo te explicamos AQUÍ cómo se juega el Baccarat, pero te refrescaremos la memoria con una rápida y breve explicación: el objetivo es predecir correctamente qué mano será la más alta, si la del la banca o la del jugador, o si habrá empate. La mano ganadora es aquella que se acerca más al 9 (o que llega a 9 puntos exactos, a esta se le llama “natural”). 

via GIPHY

Cabe destacar que en este juego las cartas 10, K, Q y J valen 0 puntos, el AS vale 1 punto y el resto de las cartas, las del 2 al 9, valen su respectivo número. Si tu mano suma una cifra de más de dos dígitos, sólo es considerado el dígito de las unidades, por ejemplo: 17 = 7 puntos, 13 = 3 puntos, 12 = 2 puntos, 15 = 5 puntos, 16 = 6 puntos.

Ahora que ya tienes bien claro esto, te hablaremos de Mini Baccarat, un juego desarrollado por Play’N Go que está disponible en Strendus en el que puedes practicar todo lo que desees, pues con su demo no tendrás que apostar nada de tu dinero a menos que te sientas preparado para comenzar a jugar de verdad.

Para empezar, este juego te ofrece 25 mil créditos para que apuestes “de a mentiritas”. Aunque cada vez que inicies el juego te volverá a aparecer la misma cantidad, así que es como si tuvieras oportunidades infinitas para usarlo. Además, cuenta con fichas de entre 0.01 hasta 25, y la apuesta máxima permitida allí es de 100 créditos al jugador y a la banca, mientras que para el empate lo más que puedes apostar son 10.

Gracias a lo anterior te puedes dar una idea de cómo se mueve el dinero en una mesa de Baccarat, ya que a diferencia del Poker o el Blackjack, en este juego no se te reparten cartas a ti, sino que sólo hay dos manos sobre la mesa y a una de ellas se le pone el nombre de “jugador” (player) y a otra el de “banca” (banker). Es por eso que puedes apostar por cualquiera de las dos o por el empate (tie) y, si lo deseas, puedes apostar a las tres opciones con diferentes cantidades de dinero.

En el menú hamburguesa que aparece en la esquina inferior izquierda de la pantalla de Mini Baccarat hay opciones básicas de configuración, como las de activar y desactivar el sonido, la música y la voz “del croupier”, la de vaciar la mesa al finalizar una ronda de juego, el inicio automático después de repartir la apuesta y hasta la posibilidad de que se muestre tu historial de juego.

Con unas cuantas partidas en Mini Baccarat te convertirás en un experto en este juego, ¡como James Bond! Y estarás más que listo para entrar a las grandes ligas y apostar, ahora sí, con dinero real en cualquier otro juego de Baccarat en Strendus y ¿por qué no? también en la mesas de Baccarat En Vivo que tenemos para ti.

Advertisement

Facebook Strendus

Más en Casino